AMAXOFOBIA, MIEDO A CONDUCIR

¿QUÉ ES LA AMAXOFOBIA?

La Amaxofobia es el miedo a conducir.

Hace referencia al pánico que sienten algunas personas a la hora de conducir, en ciertas situaciones de tráfico, o incluso en sólo pensar que tienen que hacerlo.

Estas crisis de ansiedad son provocadas por una sensación de falta de control del vehículo, un proceso del pensamiento no de acorde con la situación que se presenta cuando circulamos, por una experiencia negativa, o por un déficit en el control emocional impulsando pensamientos negativos irracionales hace que el amaxofóbico se vea incapaz de conducir.

La autoestima tiene mucho que ver en este proceso pues se tiene a las comparaciones que siempre son negativas hacia uno mismo alimentando la ansiedad, el miedo y la inseguridad.

SABEMOS QUÉ TE PASA:

Tienes el carné hace años, apenas conduces (si no lo has dejado ya).

La idea de pasar por donde te da pánico es superior, a veces saldrías corriendo del coche, y cada vez va a peor y lo que es más frustrante: nadie te entiende.

Intentas obtener el carné y no hay manera de conseguirlo, no sabes por qué, entras en comparaciones y cada vez te sientes más frustrado/a.

Tienes el carné hace poco, no te encuentras a gusto, seguro/a y cuando conduces empiezas a evitar ciertas situaciones. Y sólo de pensar que tienes que coger el coche empiezas a tener ansiedad. Has tenido una experiencia traumática y evitas conducir.

Cada persona es diferente y lo padece de forma distinta. Hay personas que lo sufren ya en su etapa de aprendizaje, otras desde el primer día después de obtener el carné y otras que se les ha desarrollado de repente, sin explicación aparente, autopistas, túneles, descensos prolongados, descensos con curvas, de noche, con lluvia, etc.

Nosotros, Autoescuela Carlos analizamos y buscamos tu solución dando una respuesta a tu dificultad. Identificaremos el problema o los problemas que te producen esa ansiedad. Estudiaremos tu caso en profundidad.

No esperes más, TÚ PUEDES. Nosotros te ayudaremos en el proceso haciendo énfasis en tus habilidades emocionales y reforzando tu relación con el vehículo y el entorno para que aumente tu autoestima.

Según el II Informe sobre Amaxofobia elaborado por la Fundación Mapfre, la mayoría de afectados tiene el carné de conducir desde hace más de 15 años, no conduce con frecuencia, y reconoce que comenzó a tener miedo a ponerse al volante a los pocos años de obtener el permiso.

¿Por qué se sufre este miedo? ¿Qué rasgos presentan estas personas? Según el II Informe sobre Amaxofobia, elaborado por el Instituto de Seguridad Vial de Fundación Mapfre, las personas que sufren esta fobia han vivido o presenciado un accidente de tráfico muy grave que les ha marcado notablemente. También afecta a personas que tienen miedo por la falta de control, que son inseguras y que sufren estrés y depresión habitualmente. También suele presentarse en personas que han dejado de conducir durante un periodo de tiempo y que padecen otras fobias, como miedo a volar o a permanecer en espacios cerrados.

Según los expertos, son personas muy responsables, autoexigentes, perfeccionistas, con necesidad de que alguien se ocupe de ellas, y a quienes les gusta tener todas las variables posibles bajo su control, incluida la conducción. A la mínima sensación de riesgo prefieren no conducir y ponen cualquier excusa para no salir de casa, lo que les convierte en personas muy dependientes y acostumbradas a cambiar de planes continuamente. En consecuencia, se sienten frustradas, tristes, impotentes y con la autoestima baja, especialmente porque no entienden por qué sufren este miedo y no saben cómo superarlo. Por el contrario, las personas que sufriendo este trastorno, se ven obligadas a ponerse al volante, lo hacen siempre con ansiedad, nerviosismo, taquicardias y sudoración en las manos.

Más de la mitad de las personas con Amaxofobia conduce de forma esporádica, realiza los mismos recorridos y se impone ciertas limitaciones, como no conducir sin acompañante, por autopista o autovía, con mucho tráfico o por la noche.

También son mayoría las personas que reconocen no conducir cuando se encuentran mal psíquicamente. Según los expertos, la amaxofobia también la sufren los hombres, aunque en un porcentaje mucho menor, a una edad más tardía (a partir de los 60 años) y siempre por aspectos relacionados con la limitación de sus capacidades.

Estas son algunas de las conclusiones del segundo estudio que el Instituto de Seguridad Vial de Fundación Mapfre realiza sobre esta materia. El objetivo es comprender y encontrar denominadores comunes en las personas que sufren miedo a conducir, entenderlo mejor, tratarlo correctamente y ayudar a prevenirlo.

semana.

Al igual que otras fobias, el miedo al conducir también se puede tratar y superar, y el primer paso para hacerlo es reconociéndolo ante familiares y amigos. Así lo cree Julio Laria, Director General del Instituto de Seguridad Vial de FUNDACIÓN MAPFRE, quien subraya que, con el tratamiento adecuado por parte de un psicólogo especializado en fobias, la amaxofobia se supera y estas personas pueden volver a conducir en poco tiempo. Otros consejos básicos para superar este miedo son: ponerse en manos de un profesor de autoescuela o de familiares para ganar confianza en la conducción y solicitar tratamiento psicológico cuando se sufre un accidente. Recibir la ayuda conveniente para superar el estrés postraumático cuando se ha sufrido, presenciado o perdido a un ser querido en un accidente de tráfico, también contribuye a ganar la batalla a la amaxofobia.

TRATAMIENTO

En España, aproximadamente 8,5 millones de personas (el 33 por ciento de la población con carné de conducir) reconoce tener miedo a conducir en ciertas circunstancias relacionadas con el mal tiempo, la densidad del tráfico, nocturnidad y en trayectos nuevos, entre otros factores. Alrededor de 1,5 millones de personas (6 por ciento del total de conductores) sufre ‘amaxofobia incapacitante’, es decir aquella que impide a una persona ponerse al volante.

NÚMERO DE AFECTADOS